12 Noviembre   2015
Marcas con valor social

Marcas con valor social



La responsabilidad social corporativa (RSC), también conocida como responsabilidad social empresarial (RSE), nace en los años 90 y supone la implantación de un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales cuya creación se dio para contribuir de manera activa
y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental.
Tras dos décadas las cosas han cambiado, en la actualidad existe una conciencia social y ya no sólo se da en un ámbito público sino que reque- rimos más responsabilidad e implicación de las emresas en la sociedad. La responsabilidad social y mediomabiental deben ser valores añadidos integrados a la filosofía/estrategia de las empresas. Es decir, lo que se requiere son marcas construidas a partir de verdaderos significados y valores sociales.
Así asistimos a un nuevo entender del branding, cuya creación no se concibe sin tener en cuenta estos tres factores. Lo que supone un nuevo reto para las marcas, que pasan de conectar emocio- nalmente con las personas a aportar también un valor a la sociedad: pasan a cuestionarse las razones de sus acciones, a posicionarse basándose en una serie de valores que definen un compromiso. Un paso que exige empatía, solidaridad, valentía y consistencia, pero que recompensa con un aumento de la competitividad por parte de esas empresas.
Cada vez más son las empresas que se crean basándose en varios modelos empresariales afines a esta filosofía de valores. La economía social va tomando fuerza y aumenta a su vez el nacimiento de do-gooders, empresas que llegan a implantar el bien colectivo como su eje de posicionamiento.


Economía social:


Une el concepto de sostenibilidad y la promoción de empleo
Ha logrado demostrar ser un modelo muy estable durante los últimos años pues  mantienen el empleo (sobre todo a aquellos con más dificultades para acceder al mismo), respetan el entorno en el que se sitúan y promueven el desarrollo local y regional del lugar en el que se encuentran mediante formulas de trabajo. Esa estabilidad durante los años de recesión ha motivado al Ministerio de Trabajo a verlo como un importante apoyo para mejorar las cifras de empleo del país, y pretende seguir promoviendo a el autoempleado y a los nuevos socios de la economía social mediante la creación de ayudas a empresas de la encomia social en 2015.


Do-gooders: consumo más consciente y responsable



En el extremo de este modelo empresa-
rial asistimos a la creación de diferentes marcas que no usan políticas de RSC para compensar el impacto de su actividad, sino que aporta al cliente un beneficio colectivo mediante proyectos empresariales rentables y competitivos. Estas marcas, que llevan el nombre de do-gooders, dan un paso más en el eje de posicionamiento capaz de humanizar a las compañías e impulsar un nuevo consumo más consciente y responsable.
En definitiva, entramos en una época en la que
la relación entre el público y las marcas ha cambiado. Hay una comunicación bidireccional y el consumidor toma la palabra en su nueva posición para llegar a formar parte del equipo colaborativo que ayuda a generar los valores que definen a la empresa.
Las marcas comienzan poco a poco a tomar una nueva dimensión que las hace más humanas y res- ponsables. Marcas con una verdadera visión social que es inspiradora para su consumidor, junto al que cocrea y colabora para resolver problemas sociales de una forma ingeniosa, creativa y opti- mista.


https://es.wikipedia.org/wiki/Responsabilidad-social_corporativa
http://www.branzai.com/2014/04/las-marcas-buenas-hacer-el-bien-o.html
http://www.quorum.idec.upf.edu/temas/las-marcas-3-0-la-nueva-responsabilidad-social-las-normas-del- juego-han-cambiado/
 
Una recopilación de experiencias, videos, campañas y  proyectos que nos inspiran; y que queremos compartir con los apasionados del diseño y la comunicación de marcas.